viernes, 30 de abril de 2010

'EL CORAZÓN DE LA TIERRA', CASI TAN SOSA COMO LA PELÍCULA



LEÍDO EN ABRIL DE 2010

Compré este libro antes del estreno de la (soporífera) película, porque relata un hecho muy grave acaecido en mi provincia y ocultado durante décadas y décadas: 'el año de los tiros' (1888).
Es el nombre con el que quedó grabada en la memoria colectiva una terrible e injusta matanza, la de civiles desarmados concentrados pacíficamente para pedir que se dejase de calcinar mineral al aire libre en la cuenca minera de Ríotinto (Huelva).

Las calcinaciones de mineral al aire libre sumían a la comarca en una espesa noche negra, con humos y gases a nivel de la calle y graves enfermedades respiratorias. Un movimiento obrero clandestino fue animando a mineros, familiares, agricultores y ganaderos, para pedir de forma pacífica pero contundente el cese de esta barbacoa mortífera.
Para el día de la concentración, el gobernador civil envío al regimiento de soldados de Pavía, que a una orden suya, abrió fuego sin compasión sobre personas inocentes y las remataron en el suelo con la bayoneta.

El suceso fue real y una de las mayores vergüenzas de nuestro país. Nunca se supo el número real de fallecidos, ya que las milicias abrieron fuego en varias ocasiones sobre una muchedumbre de al menos 6.000 o 7.000 personas, muchas de ellas mujeres y niños, familias enteras, y no se les permitió recoger los cuerpos, sino que fueron hechos desaparecer.

Aquello hirió de muerte a una comarca pobre, rebelada contra la compañía inglesa de minas que había colonizado la zona y que se enriquecía del trabajo de unos obreros esclavizados.
Es un hecho real, es parte de la historia (negra) de España, y como tantos otros sucesos impunes y escandalosos, es justo que se de a conocer aunque sea de forma novelada.

El autor del libro es Juan Cobos Wilkins, quizá el escritor contemporáneo más famoso de Huelva, y descendiente (como indica además su segundo apellido) de los ingleses de Riotinto. Ganador de premios de relatos y poesía, colaborar asíduo de El País y creador de la fundación del Premio Nobel Juan Ramón Jiménez, dejó todos sus cargos para dedicarse de lleno a escribir.
'El corazón de la tierra' fue su primera novela y se convirtió en un libro tremendamente popular en su provincia, luego en Andalucía y consiguió cierto éxito a nivel nacional, hasta el punto de que el director de cine Antonio Cuadri la llevó a la gran pantalla (con terrible resultado).

Wilkins acerca la historia a modo de flashback a través de una anciana de Riotinto (que en aquel entonces lo vivió todo con ojos de niña) y una señora acomodada que procedente de Londres, desciende de un inglés que presenció de igual forma los acontecimientos.
Ambas, desconfiadas al principio, van haciéndose confesiones que las unen y las acercan al recuerdo.
De todas formas, sin ser yo ningún experto en literatura, me ha parecido flojito y soso...aunque un poco mejor que la película, que realmente estropearon sus actores y el director, partiendo de una historia y unos paisajes que daban para mucho más.

Es un libro olvidable, a no ser que seas de Huelva o de la comarca de Riotinto, porque entonces te dejará una pequeña desazón por aquella injusticia y te ayudará a comprender mejor ese lugar.
No lo recomiendo, hay miles de lecturas mas apasionantes.
De todas formas, por el trabajo de documentación de la época, bravo Wilkins.


EL CORAZÓN DE LA TIERRA
Estreno literario: 2001
Autor: Juan Cobos Wilkins (Minas de Ríotinto, 1957)
Traducción: no encuentro información
Ejemplares vendidos: sin información
Adaptación cinematográfica: 'El corazón de la tierra/ The heart of the Earth', dirigida por Antonio Cuadri en 2007, con guión en el que no participó Cobos Wilkins y que introducía terribles cambios, y con Catalina Sandino en el papel principal. La ví en el cine y sólo se salvaban los paisajes y las reconstrucciones (por ordenador) del paisaje minero de la época, pero el trabajo de los actores, el doblaje y los giros absurdos la convirtieron en algo intragable, y a mi alrededor mucha gente se había dormido o se había marchado (en un cine 'de culto' del centro de Barcelona).

(foto de Juan Cobos Wilkins al pié de Corta Atalaya, la más famosa de las gigantescas minas de Ríotinto)

LA COCINA EN LA LITERATURA

Pequeño guiño a esos platos, comidas y preparaciones que son mencionados en los libros que leo, y que quiero conservar.

LA CIUDAD DE LA ALEGRÍA, Dominique Lapierre

- En una escena comen pollo tandoori y lo describen así:
'es el color típico de los platos de esta cocina del Punjab. Se empieza por hacer macerar los pedazos de carne en un yogur en el que se han metido muchas especias. Luego se untan con algo parecido a una pasta de pimentón. Es lo que le da ese color. Después se asan en un tandoor. Es un horno especial de tierra. Prueba, es una delicia.'


EL AMANTE ALBANÉS, Susana Fortes

- Menciona algunas veces platos albaneses (acabé por buscar recetas albanesas en internet e hice un byrek o pastel de carne y pasta filo que me quedó delicioso). También nombra platos húngaros:
'A Ismaíl le gustaba especialmente cómo preparaba el gulasch, relleno de ciruelas y rociado con cerveza caliente, o los pasteles de sésamo y canela'.

FRASES DE 'LA CIUDAD DE LA ALEGRÍA'

Inauguro con esto una sección en la que quiero dejar escritas para no olvidarlas aquellas frases, citas y pasajes de ciertos libros que leo (los mejores) que me hayan dejado marcados o me parezcan dignas de recordar.

En 'La ciudad de la alegría', de Dominique Lapierre, dejé dobladas las hojas que contenían estos pasajes:

- 'Cuanto más extrema es la miseria, más cálida la hospitalidad' (esto es un hecho innegable)

- 'Si tienes dos pedazos de pan,
da uno a los pobres,
vende el otro
y compra jacintos
para alimentar tu alma'
(proverbio hindú)

- 'Nuestros gestos de asistencia hacen que los hombres estén aún mas desasistidos, excepto si se acompañan de actos destinados a extirpar la raíz de la pobreza.'

lunes, 26 de abril de 2010

'LA CIUDAD DE LA ALEGRÍA'. LA INMUNDICIA ABRE LOS CORAZONES


LEÍDO EN MARZO-ABRIL DE 2010

Me había comprado el libro hace muchísimos años en Círculo de Lectores, y seguía guardado sin leerlo hasta que le ha tocado el turno.
Es la primera vez que leo a Dominique Lapierre y debo confesar que me ha dejado asombrado por la minuciosidad de su relato y por la forma tan fotográfica de describirlo todo, sin estúpidos excesos, de forma que te haces tus propias imágenes sobre cada escena.

Pero más asombrado aún me ha dejado su capacidad de relatar de forma tan fiel y descorazonadora la pobreza y la inmundicia total que reinaba en La India, y mas en concreto en Calcuta, cuando escribió el libro allá por 1985.
Y no se trata de un escritor que desde la comodidad de su estudio se ponga a describir un país que a lo mejor visitó durante 15 días. No. Dominique Lapierre se llevó dos años en Calcuta conviviendo con los más desfavorecidos para poder documentarse y vivir su realidad desde el terreno. Y quedó tan marcado que prometió que la mitad de la recaudación de su libro iría destinado a mejorar la vida de los habitantes de aquel barrio de chabolas y de los agricultores indios que no tenían acceso al agua.
Y no sólo lo cumplió, sino que supervisó en qué se gastaba cada céntimo. Y posteriormente realizó conferencias y colectas por todo el mundo para despertar la solidaridad hacia los desfavorecidos de La India.

Pero volviendo al libro, ofrece un auténtico reflejo de lo que es la esperanza, el amor y la hospitalidad, en aquellos sitios donde uno no cree que pudieran darse: el barrio de chabolas más miserable y pobre de la tierra, con un nivel de inmundicia, suciedad, enfermedades y calamidades que supera lo imaginable.
Tal es la descripción de su miseria, y tanto te sumerges en ella, que mas de una vez he tenido que cerrar el libro porque me entraban náuseas.

Su relato es el primero que leo sobre ese gran país, pero supongo que habrá pocos que hayan sido capaces de reflejar con tantos matices y detalles su diversidad de culturas, creencias y pueblos, y el nexo en común que las une a todas: la generosidad.
Una trama que Lapierre hilvana perfectamente con varias historias paralelas que finalmente se entrecruzan y dependen las unas de las otras. Te engancha y te fascina, aunque, he de decirlo, a ratos tanta intensidad cansaba.
Me parece un escritor brillante como pocos, capaz de condenar dos años de su vida a la documentación de la pobreza más absoluta para sacar un libro adelante.
Esto me anima a leer más obras suyas, y hay una en especial que hace años que quiero tener, ''Era medianoche en Bhopal'', escrito a dúo con Javier Moro y que relata el terrible escape de 42 toneladas de gases pesticidas en una fábrica estadounidense de aquella ciudad india, que mató a más de 20.000 personas y dejó secuelas a 150.000.


LA CIUDAD DE LA ALEGRÍA (LA CITÉ DE LA JOIE)
Estreno literario: 1985
Autor: Dominique Lapierre (La Rochelle, Francia, 1931)
Traducción: más de 30 idiomas
Ejemplares vendidos: iba por los 8 millones a mediados de los 90
Adaptación cinematográfica: 'City of joy', dirigida por Roland Joffé en 1992, con guión de Mark Medoff asesorado por Dominique Lapierre, y con Patrick Swayze en el papel principal.

Chivatazo: con las ventas de uno de sus libros, 'Mil soles', Lapierre y su mujer han creado un barco-hospital en el delta del Ganges, que atiende a 350.000 personas. Y ambos se han dedicado de lleno a invertir cada céntimo de la venta de sus libros en beneficios visibles para los pobres de La India. Una labor sin publicidad ni ganas de echarse medallas, todo lo contrario, allí siguen, en silencio, haciendo su labor.
Podéis conocer su trabajo, e incluso colaborar, leyendo este artículo sobre su magnífica labor:
PINCHAD AQUÍ
(foto de Dominique Lapierre en India)