miércoles, 26 de agosto de 2009

NO SIN MI HIJA. TAN TERRIBLE COMO REAL


LEÍDO EN JULIO DE 2009

Duele.
Duele pensar que lo que uno lee en este relato haya podido ser cierto.
No puedo creer que lo hayan aumentado u adornado para empeorar la visión que sobre un país pueda tener el lector. Es real. Y duele saber que lo es.

He devorado este libro, me ha enganchado totalmente, y desde la mitad hasta el final ha sido un auténtico calvario emocional.

Tenía ganas de leerlo desde hace muchos años, y hará meses lo encontré por 3 euros en el mercadillo de libros de Sant Antoni...en edición de bolsillo con las páginas absolutamente amarillentas.
Cuatrocientas páginas se leen en un lapsus si la lectura es buena, y esta lo es, vibrante, actual, real y dramática.

Betty Mahmoody, la escritora, relata su propio calvario en tierras iraníes sin guardarse ningún detalle, ni escabroso, ni político, ni religioso, ni positivo ni negativo. Como no era escritora de profesión, se ayudó del escritor William Hoffer para plasmar en un libro todas aquellas vivencias que taladraban su mente en el afán de salir al exterior. Entre ambos fueron recordando sucesos, fechas, ordenándolos cronológicamente y contándolos sin adornos innecesarios, ni florituras, sino clara y directamente, como te lo contaría una amiga a tí mismo.

El gran pecado de Betty fue casarse en Estados Unidos con un médico iraní y tener una hija con él. Cuando le concede el capricho de viajar a Irán para presentar a mujer e hija ante su familia, comienza su particular tortura. Los sucesos comenzaron en 1984 y se prolongaron interminablemente hasta 1986.
A pesar de que a algunos les pueda parecer partidista o demasiado anti-islamismo, sólo hay que ver primero el choque de culturas que se produjo, desde su acomodada vida norteameritonta a la dureza de la vida en Irán, y segundo, reparar en que la autora también valora positivamente algunos aspectos de los iraníes y reconoce que no todos son iguales.

Su historia, su desgarradora aventura, fue portada de todos los informativos (del mundo occidental, por supuesto), dió para dos libros, una película, y abrió un debate mundial en torno a la extorsión y secuestro que sufren las mujeres que se casan con iraníes y no siguen las reglas del extremismo islámico.

Betty Mahmoody (conserva el apellido de su marido iraní) asombró a Estados Unidos al colarse en la lista de los nominados al premio Pulitzer. Realizó una segunda parte del libro, y además recopiló historias de otras madres en idéntica situación para el libro 'For the love of a child'.
Actualmente es presidenta y cofundadora de la organización One world: For Children, que promueve el entendimiento entre culturas y trata de aportar seguridad a los hijos de matrimonios biculturales.


NO SIN MI HIJA (NO WITHOUT MY DAUGHTER)
Estreno literario: 1987
Autor: Betty Mahmoody (1945) y William Hoffer
Traducción: docenas de idiomas
Ejemplares vendidos: millones
Adaptación cinematográfica: No sin mi hija (No without my daughter), 1991, de Brian Gilbert, con Sally Field y no muy buena crítica. Éxito internacional.

Chivatazo: recientemente su marido, en Irán, ha realizado el documental 'Sin mi hija' para desmontar todo lo que Betty contó en su libro

No hay comentarios: